World news story

Celebración del natalicio de la Reina Isabel II en Valparaíso

Al evento realizado en el Club Naval de Valparaíso asistieron miembros de la comunidad británica local y bomberos voluntarios.

This was published under the 2010 to 2015 Conservative and Liberal Democrat coalition government

British Honorary Consul in Valparaíso, Mr. Iain Hardy; Ambassador Fiona Clouder and Mr. Jeremy Richards.
British Honorary Consul in Valparaíso, Mr. Iain Hardy; Ambassador Fiona Clouder and Mr. Jeremy Richards.

La Embajadora británica en Chile, Sra. Fiona Clouder, visitó el puerto de Valparaíso para participar en las celebraciones del natalicio de Su Majestad, la Reino Isabel II. El evento, que se realizó en el Club Naval de Valparaíso, contó con la presencia de la comunidad británica de Valparaíso y Viña del Mar, bomberos de la 11a Compañía ‘George Garland’, diplomáticos británicos destinados en Chile, autoridades locales, y el Cónsul Honorario del Reino Unido en Valparaíso, Sr. Iain Hardy.

En la ocasión, la Embajadora Clouder realizó el siguiente discurso:

‘Ya llegué a Valparaíso’, me escribió hace 30 años Jeremy, quien es hoy mi esposo, cuando vino aquí en un barco de la armada. ‘Te gustaría Chile’, me dijo. En ese entonces nunca imaginé que un día me encontraría aquí sirviendo como Embajadora de Su Majestad Británica.

‘Tienes que ir a Valparaíso’, me dijo mi predecesor, Jon Benjamin, cuando visité Chile hace dos años. Y así lo hice. Aquí conocí a Iain Hardy, nuestro Cónsul Honorario, y comencé a aprender más acerca de esta vibrante y fascinante ciudad.

Con una carrera previa en el área científica antes de ingresar al cuerpo diplomático, recuerdo que el aniversario de la muerte de Charles Darwin se conmemoró la semana pasada. En julio de 1834 él escribió: ‘El Beagle zarpó de la ciudad de Valparaíso durante la noche. ¡Todo parece tan delicioso aquí! La atmósfera es tan transparente, el cielo tan azul y puro, el sol es tan brillante, la vida está impregnada de naturaleza’.

‘En Valparaíso, todos nos han manifestado su afecto’, escribió Maria Graham, la escritora y viajera británica del siglo XIX. Ella fue también una de las primeras personas en registrar la evidencia de un terremoto y tsunami, del cual fue testigo aquí en Chile, y que ayudó a desarrollar el conocimiento de la base geológica de dichos eventos. Sin embargo, en un principio sus observaciones no fueron consideradas por la Real Sociedad Geográfica en Londres, pues ¡cómo podrían tener alguna validez, si las había registrado una mujer!

Su retrato cuelga hoy en la Dirección de las Américas en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres, lugar en que trabajé hasta antes de venir a Chile. Ella fue también, por supuesto, una gran amiga de Lord Cochrane, cuyo legado contribuyó al desarrollo de una antigua historia naval entre el Reino Unido y Chile, y cuyo retrato se encuentra en la Residencia en Santiago.

Estos ecos de la historia de la ciudad resonaron aún más cuándo uno de mis primeros compromisos oficiales como Embajadora fue venir a Valparaíso a fines de marzo para conmemorar, junto al Embajador de los Estados Unidos y la Amada de Chile, los 200 años de la Batalla de Valparaíso entre los Estados Unidos y Gran Bretaña. Nosotros vencimos. Pero hubo trágicas pérdidas durante la Batalla. Fue una ocasión conmovedora en que recordamos a los caídos, los valores y principios que defendieron, y celebramos los fuertes lazos que nos unen hoy con los Estados Unidos y con la Armada de Chile.

No esperaba regresar a Valparaíso tan sólo dos semanas más tarde, tras la tragedia del incendio de la Joya del Pacífico. En esa ocasión me reuní con los bomberos de la 11ª Compañía, George Garland, quienes mantienen fuertes lazos con el Reino Unido y las tradiciones británicas. Conocí de primera fuente la devastación que causó el incendio, incluso sobre el caso de uno de los bomberos que perdió su casa. Conocí la valentía de quienes combatieron el incendio, y el arduo trabajo y compromiso de quienes solidarizaron con la comunidad afectada.

Hoy, aquí en Valparaíso estamos celebrando el cumpleaños de Su Majestad la Reina. Y tengo el honor de traerles un mensaje de Su Majestad:

‘Al Príncipe Philip y a mí nos entristeció informarnos de la pérdida de vidas en Valparaíso, tras el incendio forestal que sobrevino tan luego después del reciente terremoto en Iquique. Mis pensamientos y oraciones están con las familias y amigos de los afectados. Por favor reciban mis sinceros sentimientos de solidaridad en representación del pueblo británico.’ Reina Isabel.

Cuando visité Valparaíso el otro día, lo que me conmovió fue el compromiso y la esperanza en el futuro de esta ciudad. Los cientos de voluntarios que subían y bajaban los cerros. La gente que solidarizaba a lo largo de Chile enviando ayuda. Mis colegas en la Embajada Británica, nuestros contactos en la Cámara Chileno Británica de Comercio, todos con el firme deseo de ayudar ahora y de establecer lazos para el futuro.

Mi anterior trabajo en Londres tenía que ver con la ´Agenda Canning’ – una iniciativa del Ministro de Relaciones Exteriores para reconstruir las relaciones con Latinoamérica, según se establece en la Conferencia Canning dictada por William Hague en noviembre de 2010. El nombre de esta iniciativa es en honor a George Canning, gran estadista del siglo XIX. Fue George Canning quien nombró al primer Cónsul británico en Chile. Los deberes que se le asignaban en una carta de 1823 eran dos:

  • ‘Servir a los comerciantes británicos en Chile como la autoridad diplomática en contacto con las autoridades chilenas y procurar el éxito comercial para Su Majestad.”
  • Servir como informante acerca del país de residencia. Será su tarea recopilar información y enviar informes sobre todos los asuntos de interés y relevancia en el estado de Chile y sus dependencias.’

Hoy día, casi 200 años después, mi función es muy similar. Promover los vínculos comerciales y de otro tipo entre el Reino Unido y Chile, e informar acerca de acontecimientos relevantes. Y gran parte de mis informes las últimas semanas han girado en torno a Valparaíso.

Espero que en futuras celebraciones del Cumpleaños de la Reina, no sólo festejemos los históricos vínculos entre Valparaíso y la comunidad británica, sino que también recordemos el incendio, a los afectados y el mensaje de Su Majestad. De igual forma espero en el futuro celebrar la resiliencia de esta ciudad y el fortalecimiento del vínculo entre los pueblos de Valparaíso y el Reino Unido.

Más información:

Para más información sobre las actividades de la Embajada Británica en Santiago, síganos en:

Published 5 mayo 2014