Artículo

Reino Unido se consolida como uno de los 4 países que más invierten en España

This world location news article was published under the 2010 to 2015 Conservative and Liberal Democrat coalition government

El Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España analiza la evolución de las inversiones directas de las compañías británicas en España y su peso específico en la economía de nuestro país.

Este barómetro, encargado por la Cámara de Comercio Británica en España, y elaborado por Analistas Financieros Internacionales con la colaboración de la London School of Economics, muestra el valor que las compañías británicas tienen actualmente para el mercado nacional, siendo uno de los mayores estimulantes del crecimiento económico y social de España.

Así, según el informe, el 21% de los flujos de inversión extranjera directa (IED) acumulada en nuestro país provienen de compañías británicas, lo que supone una inversión directa de 63.000 millones de euros en los últimos 11 años. La inmensa mayoría de esta flujo se materializa en inversión productiva (sólo el 5% corresponde a compañías de tenencia de valores).

En términos de stock , Reino Unido es el cuarto país con mayor inversión extranjera directa en España, con más del 10% del total. Este stock se focaliza principalmente en los sectores de telecomunicaciones, tabaco, servicios financieros y comercio mayorista. En cuanto al reparto por regiones, la inversión se ha concentrado históricamente en Madrid y Cataluña, así como País Vasco, Andalucía y Valencia en menor medida. Los datos de los últimos años, sin embargo, apuntan a que Madrid ha perdido peso relativo en favor del País Vasco y Cataluña.

Creación de empleo y contribución a las arcas del Estado

La inversión británica directa en España generó alrededor de 241.000 empleos (directos e indirectos) hasta 2012, lo que representó el 1,4% del total de la ocupación. Por su parte, las rentas derivadas de esta inversión contribuyeron con 4.400 millones de euros en impuestos a la Administración General del Estado, un 2,6% del total; y con más de 2.600 millones de euros a la Tesorería General de la Seguridad Social, un 1,5% del total de cotizaciones sociales.

Perspectivas positivas de futuro

Los datos anteriores tienen una clara perspectiva de mejora puesto que más de la mitad de las compañías británicas planea incrementar su inversión en nuestro país, continuando con las mejoras experimentadas en 2014. De ellas, dos terceras partes lo harán de forma inmediata.

Se prevé que la inversión seguirá concentrándose en aquellos sectores económicos y regiones en los que la presencia es ya muy relevante. Por sectores, serán industria manufacturera; actividades profesionales, científicas y técnicas; actividades financieras y de seguros; y comercio y reparación. Por regiones, sobre todo se producirá en Madrid y Cataluña.

Fortalezas y debilidades de España para atraer inversión británica

El Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España incluye datos extraídos de las opiniones que las empresas británicas tienen sobre el clima de negocios en España. En este sentido, las principales fortalezas de nuestro España para atraer sus inversiones son la calidad y estilo de vida y de los servicios educativos y sanitarios, la penetración y uso de Internet en los hogares y el hecho de que España es una excelente plataforma de acceso al mercado latinoamericano. Por el contrario, las debilidades de nuestro país que podrían afectar a la inversión británica directa serían la excesiva carga burocrática y la falta de unidad de mercado, el escaso desarrollo de fuentes alternativas de financiación y/o apoyo a las empresas, así como ciertas rigideces en la regulación laboral.

Este barómetro, encargado por la Cámara de Comercio Británica en España, quiere convertirse en una referencia la valoración actual del clima de negocios en España y las perspectivas de las propias empresas británicas establecidas en el país. Actualmente, España se encuentra en una coyuntura en la que atraer inversión extranjera resulta fundamental y el Reino Unido es uno de los inversores clave para el país.