Artículo

El Reino Unido ratifica el Tratado sobre el comercio de armas

This world location news article was published under the 2010 to 2015 Conservative and Liberal Democrat coalition government

El ministro de Asuntos Exteriores británico William Hague expresa su orgullo por haber firmado el acuerdo en nombre del Reino Unido

En sus declaraciones del 2 de abril, el ministro de Asuntos Exteriores británico William Hague afirmó:

Tras 10 años de hacer campaña y más de 7 de negociaciones, el Reino Unido ratifica el Tratado sobre el comercio de armas.

Ha sido un placer para mí supervisar el buen fin de las negociaciones y haber firmado el acuerdo en nombre del Reino Unido la semana pasada.

El Tratado sobre el comercio de armas es el resultado de la extraordinaria colaboración entre el Gobierno, la sociedad y la industria, que han trabajado conjuntamente para alcanzar un Tratado que salve vidas. Y yo me siento muy orgulloso del papel que ha desempeñado el Ministerio de Asuntos Exteriores en este sentido.

El Tratado sobre el comercio de armas ha sido el máximo exponente de la Excelencia Diplomática: una firme colaboración entre el Gobierno de Su Majestad, la industria y la sociedad civil, que han trabajado juntos para alcanzar un Tratado que salve vidas.

Este Tratado hará que el mundo sea un lugar más seguro al hacer que los derechos humanos y el derecho internacional humanitario estén en el núcleo de toda decisión relativa al comercio de armas. Por primera vez, los países se han puesto de acuerdo sobre unas normas internacionales que lo rijan todo, desde armas pequeñas a buques de guerra. Si estas normas se aplican de manera global y efectiva, tienen el poder de evitar que las armas lleguen a manos de terroristas y delincuentes, y de que el conflicto y la inestabilidad se propaguen por el mundo entero.

Pero nuestro trabajo no acaba aquí. Estamos instando a otros países, en especial a los principales exportadores de armamento, a que ratifiquen el Tratado y se aseguren de que entra en vigor lo antes posible. Seguiremos respaldando a otras naciones y sus planes para introducir y aplicar el Tratado, así como a Méjico en sus esfuerzos por ser el país que planifique la primera Conferencia de Estados Signatarios.