Artículo

Informe de la serie de análisis sobre Escocia

This was published under the 2010 to 2015 Conservative and Liberal Democrat coalition government

El ministro de Exteriores William Hague y el secretario principal del Tesoro Danny Alexander han lanzado el último informe de la serie de análisis sobre Escocia, en este caso, sobre los aspectos internacionales y relativos a la UE de la secesión escocesa

William Hague

En el discurso que el ministro de Exteriores pronunció en Glasgow, Escocia, declaró:

Cuando los ciudadanos y gobiernos de otros países miran hacia el Reino Unido, ven una de las uniones políticas y económicas más fructíferas jamás vistas en el mundo entero, así como a un país que mira hacia el exterior, con alcance global, que se está posicionando para tener éxito en un mundo cambiante…Ven un empeño compartido que ha tenido unos resultados que sirven de inspiración; y se preguntan quién puede tener interés en romper una unión tan próspera y prometedora. Es algo que con frecuencia damos por hecho, pero no es algo a lo que debamos renunciar con ligereza…

Cuando los escoceses acudan a las urnas en septiembre, la campaña a favor de la independencia hablará con grandilocuencia sobre la idea romántica del destino nacional. Como excepción a todas las opciones que tenemos en la vida, presentarán la opción de que Escocia divida al Reino Unido como una opción en la que solo se gana y nada se pierde. No deja de ser una petición asombrosa, ya que las garantías que ofrecen se fundamentan en una base muy inestable. Tan solo sobre la base del Libro Blanco, lo que ofrecen es una mínima parte de lo que Escocia ya tiene, y lo hacen a un precio aún mayor. Existen grandes riesgos, y no estaría bien que hiciéramos como que no existen. La decisión de permanecer en el Reino Unido es una elección positiva, con la que se refuerza lo que ya tenemos y se ratifica todo lo que podremos llegar a ser si continuamos trabajando juntos.

Pero al final, se trata de una decisión que ha de tomar Escocia. Confío en que Escocia decida permanecer en el Reino Unido y que juntos podamos seguir trabajando por nuestro bien común y por los valores y las creencias que compartimos.

El secretario principal del Tesoro dijo en su discurso:

El informe nuevo de hoy demuestra que los beneficios que Europa reporta a Escocia, como parte del Reino Unido, están entre los 1.900 millones y los 3.800 millones de libras. Dejar el Reino Unido implicaría un declive de nuestra influencia internacional y un aumento de los costes para el país. Por ello, mantengamos una situación en la que pagamos menos, pero obtenemos más a cambio». (Gráfico)

Puntos clave:

  • Ahora, los escoceses tienen derecho a ser representados por una de las redes diplomáticas más influyentes y respetadas del mundo, para la que trabajan más de 14.000 personas en 267 embajadas, altos comisionados, consulados y otras oficinas a lo largo y ancho de 154 países y 12 territorios de ultramar. Esta red es tres veces más amplia que la red que el Gobierno escocés propone para una Escocia independiente. (International Representation Bar chart).

  • Ahora, las empresas escocesas tienen derecho a apoyarse en los servicios que ofrece UK Trade & Investment y las 169 oficinas que el organismo gubernamental tiene en más de 100 países de todo el mundo. Esta red es seis veces mayor que la actual red de oficinas Scottish Development Offices, que el Gobierno escocés tiene previsto utilizar como base para ofrecer apoyo comercial cuando Escocia sea independiente. Incluso aunque una Escocia independiente ofreciera apoyo comercial en cada una de estas oficinas diplomáticas, dicha red tan solo sería una mínima parte de la red que en la actualidad posee UKTI. El año pasado, UKTI ayudó a 1.900 empresas escocesas. UKTI también desarrolla una labor dirigida a atraer la inversión y es uno de los organismos del Gobierno británico que están detrás de la campaña GREAT, que ha recibido numerosos premios. UKTI ha contribuido a atraer el 75% de las inversiones extranjeras con las que se pudieron crear, en 2013, 13.500 puestos de trabajo en Escocia. (Trade Network Bar chart).

  • Ahora, las familias escocesas tienen derecho a acceder a la representación que ofrecen los consulados del Reino Unido en más de 144 países, en los que más de 800 personas empleadas a tiempo completo llevan casos relacionados con temas consulares.

  • Ahora, las universidades escocesas tienen derecho a utilizar los recursos del British Council, presente en 110 países. El British Council facilitó, en 2012, 1.000 proyectos internacionales de colaboración escolar en Escocia, ayudando a traer a más de 40.000 estudiantes.

  • Ahora, los escoceses son parte del Reino Unido, el segundo mayor donante de ayuda humanitaria del mundo. En 2012, las organizaciones que reciben apoyo del Ministerio de Desarrollo Internacional británico (DFID, por sus siglas en inglés) dieron ayuda alimentaria a 97,2 millones de personas, e inmunizaron a 46 millones de niños contra enfermedades que tienen prevención. En los tres años anteriores a 2013, el apoyo del Reino Unido allanó el camino para que 30 millones de personas, de las cuales más de la mitad eran mujeres, salieran de la pobreza; ayudó a casi seis millones de niños para que pudieran ir a la escuela primaria; y evitó que 13 millones de niños y mujeres embarazadas pasaran hambre.

Citas clave:

El informe que publicado destaca:

  • “Escocia contribuye y se beneficia de las relaciones bilaterales del Reino Unido y de la presencia del mismo en organizaciones multilaterales, incluyendo la OTAN, la ONU y la UE. Aunque un estado independiente escocés desarrollaría sus propias relaciones e identidad internacional, su influencia se vería disminuida, haciendo que dependiera más de sus alianzas con otros estados”.

  • “En el caso de que el voto resultara en la independencia, a los ojos del mundo y de la ley, Escocia se convertiría en un nuevo estado por completo. Un estado independiente escocés tendría que empezar de cero en lo que se refiere a crear alianzas formales y vínculos con cada uno de los demás estados soberanos, entre ellos el Reino Unido. Como un nuevo estado, una Escocia independiente tendría que solicitar su ingreso en las instituciones internacionales. en algunos casos, esto sería sencillo; en otros casos, particularmente el de la UE, no lo sería tanto. Un estado independiente escocés no reuniría las condiciones para ser un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, ni tampoco es probable que pudiera aparecer representado como estado único en el G7, el G8 y el G20”.

  • “La UE es una organización fundamentada en tratados y el Reino Unido, no Escocia, es parte signataria de los Tratados de la UE. El Gobierno del Reino Unido ha solicitado la opinión de expertos jurídicos independientes y según sus informes, ya publicados, el resto del Reino Unido continuaría formando el mismo estado que en la actualidad forma, y tendría los mismos derechos y obligaciones internacionales, por lo que su adhesión a la UE continuará basándose en las mismas condiciones. Entre éstas, se encuentran las importantes participaciones y exclusiones voluntarias que el Reino Unido ha conseguido asegurar, y que le permiten conservar la libra y controlar sus fronteras y políticas de inmigración, además de recibir la compensación del presupuesto de la UE, que implica un cheque de más de 3.000 millones de libras anuales para los contribuyentes del Reino Unido…No se puede dar por sentado que Escocia vaya a ser capaz de negociar las condiciones favorables de adhesión de las que disfruta el Reino Unido”.

Published 22 enero 2014