Artículo

Más ricos, más fuertes, más seguros, más verdes

Resumen del discurso pronunciado por el viceprimer ministro Nick Clegg el pasado 8 de octubre y que lleva como título 'En Europa, por el interés nacional'

This was published under the 2010 to 2015 Conservative and Liberal Democrat coalition government

Nick Clegg

Yo soy europeísta, no es nada nuevo, lo sé. Sin embargo, en ocasiones hay que decirlo, clara e inequívocamente.

En el Reino Unido, se oyen cada vez más voces aislacionistas [contenido político suprimido]. Cada vez que Europa cobra actualidad, la hostilidad que muestran hacia ella —es decir, su reacción negativa a cualquier cosa que tiene que ver con el continente— ahoga las demás voces que participan en este debate […].

Permítanme ser absolutamente claro: abandonar la UE sería un suicidio económico. No se puede exagerar el daño que salir de la Unión imprimiría en la prosperidad y en el sustento de los británicos.

Tres millones de puestos de trabajo en el Reino Unido guardan relación con el mercado único, tres millones. Como miembros que somos, pertenecemos al mercado sin fronteras más grande del mundo, formado por 500 millones de personas. Actualmente, constituye la mayor economía a escala mundial —por delante de Estados Unidos— y es el lugar en el que llevamos a cabo en torno a la mitad de nuestras operaciones comerciales.

Las grandes empresas no europeas radican sus fábricas aquí precisamente porque somos un trampolín hacia la UE.

Nos proporciona acceso a acuerdos comerciales con más de 50 países de todo el mundo y, gracias a ello, hemos entablado negociaciones con Japón y EE. UU. Tan solo EE.UU. podría traer al Reino Unido 10.000 millones más de libras cada año. Sin embargo, si no perteneciéramos a la Unión, deberíamos renegociar todos y cada uno de los acuerdos desde cero, y desde una posición de debilidad. Nuestro Ejecutivo debería dedicarse exclusivamente a ello durante una década. La realidad es que no se puede aspirar a ser una economía más fuerte estando a favor de abandonar la UE […].

Se mire por donde se mire —en el plano laboral, de influencia, de seguridad, del medioambiente —, el Reino Unido está infinitamente mejor dentro de la UE.

[…]

El éxito no reconocido de la coalición

[…] uno de los éxitos de la coalición que más desapercibido ha pasado es nuestro historial de cumplir con el pueblo británico, entablando relaciones constructivas con nuestros socios europeos, en buena medida gracias a la labor de David Cameron y por lo que merece amplio reconocimiento.

Ésta es la forma de defender realmente los intereses del Reino Unido. Sí, en ocasiones hay que mostrarse firmes: he ahí el porqué de mi apoyo al primer ministro cuando el año pasado parecía que nuestro país debería ejercer su derecho a veto para detener el aumento del presupuesto de la UE. Sin embargo, trabajando con nuestros aliados —los alemanes, los holandeses y los suecos, entre otros—, no solamente logramos un buen acuerdo para los contribuyentes británicos, sino que también velamos por la rebaja presupuestaria y limitamos el presupuesto correspondiente al siguiente periodo de gasto […].

La coalición ha unido a trece países con idénticas posturas para plantearle a la Comisión el tema de la excesiva burocracia. Por ejemplo, ahora cientos de miles de empresas quedarán exoneradas de las costosas normas contables que impone la UE. También pusimos orden en la hasta ahora ilusoria patente paneuropea, que acarreaba unos costes, sólo en concepto de traducción, de hasta 20.000 libras por patente.

Nuestras experiencias no hacen sino demostrar lo mismo a lo que hemos asistido con cada uno de nuestros Gobiernos durante los últimos 60 años: si deseamos que Europa cumpla con el Reino Unido, debemos asumir una posición de liderazgo. Margaret Thatcher asumió una posición de liderazgo cuando contribuyó a instaurar el mercado único; Tony Blair asumió una posición de liderazgo cuando, junto a Jacques Chirac, impulsó la cooperación comunitaria en materia de defensa y seguridad; fueron los juristas británicos quienes elaboraron el primer borrador del Convenio Europeo de Derechos Humanos, no la UE como suele afirmarse, si bien supuso un enorme éxito para la cooperación europea; fue la policía británica la que impulsó una cooperación sin precedentes en materia de lucha contra el crimen transfronterizo. Y, en línea con esta tradición tan británica, siempre creeré que la mejor manera de representar los intereses de nuestra nación es permanecer en la Unión y ganar el debate, mostrando liderazgo más allá de nuestras fronteras en favor de nuestros ciudadanos.

Si desean conocer mi postura, es muy sencilla: sí a permanecer en Europa, sí a reformar la Unión y a mejorar nuestra relación con ella, y sí a un referéndum cuando llegue el momento adecuado […].

Mayor trascendencia, menor intromisión

Durante todo este proceso, debemos reorientar a Europa hacia lo que se le da bien: añadir valor cuando el carácter global de nuestros problemas implique que los Estados deban cooperar en pos de una posibilidad de éxito real.

En los ámbitos en los que la UE ha perdido su rumbo, debemos reorientarla de forma que sus aportaciones a la vida nacional resulten menos intrusivas y ganen en trascendencia. En los ámbitos en los que la UE se ha tornado intrusiva, debemos hacer que deje de serlo […].

Cuando los acuerdos no sean justos, deberán corregirse. En lo alto de mi lista se encuentra la Política Agrícola Común, debiendo poner fin, en este sentido, a los tradicionales subsidios que distorsionan el mercado.

Por supuesto, también hemos de frenar a aquellas instituciones que no sean sino sinónimo de derroche […]. Y digo todo esto como europeísta porque, en la actualidad, nosotros somos los verdaderos reformistas. Lo digo como alguien que desea cambiar y mejorar la UE y la relación del Reino Unido con ella, precisamente porque ambiciono lo que se puede lograr, porque pienso que, cuando más ganamos, es cuando nos mostramos abiertos y miramos hacia el exterior: más ricos, más fuertes, más seguros y más verdes.

Para el que así lo crea, éste es el momento de decirlo. Respaldemos a un Reino Unido que lidere con orgullo una UE mejor. Respaldemos nuestra permanencia en Europa, en aras del interés nacional […].

Published 11 octubre 2013